IGLESIA PARROQUIAL DE SANT BARTOMEU - SÓLLER

La fachada modernista más conocida de la Tramuntana

La iglesia de Sant Bartomeu de Sóller presenta una de las fachadas más notables del modernismo mallorquín, obra del reconocido arquitecto Joan Rubió i Bellver, discípulo de Antonio Gaudí. A pesar de ser la parte más visible y reconocida del templo, la historia del templo no empieza aquí. El templo primitivo es del siglo XIII. El Papa Inocencio IV, a su bula otorgada en Lyon el día 14 de abril de 1248, la puso bajo la protección apostólica con el título de Sant Bartomeu. Sabemos que en 1370 el templo se encontraba en estado ruinoso. El siglo XIV se construye un nuevo templo del cual se conservan diferentes testigos: una vuelta de crucería gótica al campanario, la fachada, la puerta y un ventanal integrados al muro de la parte del Cementerio junto al portal lateral del templo. También podemos ver el ventanal que daba al altar mayor del templo al lado opuesto de la antigua fachada, calle de Joan Baptista Ensenyat. Entre 1688 y todo el siglo siguiente es construye la iglesia barroca a pesar de que tiene una cubierta de vueltas de crucería, este es un hecho arcaizante. Entre 1904 y 1947 tienen lugar las obras modernistas de Joan Rubió. La Parroquia aumenta su superficie con dos capillas más, las actuales capillas del Bautismo y de las Almas, y también con un tramo más pequeño donde se encuentra la tribuna sobre la cual encontramos el órgano del templo. Diseños también de Rubió son el retablo del Corazón de Jesús, el gran rosetón de la fachada y los vitrales, también de la fachada, de los padres de las iglesias Oriental y Occidental. La capilla del Corazón de Jesús está presidida por una talla del escultor Josep Llimona.

MÁS IGLESIAS DE LA RED