MONASTERIO BIZANTINO DE CABRERA

En Cabrera se conservan los restos del único monasterio anterior al siglo XIII documentado en las Islas Baleares, uno de los tesoros hasta ahora más desconocidos del Parque Nacional Marítimo Terrestre de Cabrera.

En el año 603 dC, el papa Gregorio Magno escribió una carta dirigida a los monjes que habitaban el monasterio. Este documento y los hallazgos fortuitos durante una intervención de mantenimiento fueron el punto de partida para iniciar el proyecto de excavación. Un caso excepcional en el mediterráneo occidental y un elemento clave para entender la primera cristianización balear.

El proyecto de excavación se inició en 1999 y fue sufragado por diversas instituciones. La ausencia de financiación paralizó todo el engranaje, poniendo en peligro la continuación de las excavaciones y el desarrollo del proyecto. Desde 2022 es el Obispado de Mallorca el encargado de sufragar las campañas anuales del próximo quinquenio.

El ambicioso proyecto consiste en la recuperación, consolidación y museización del Monasterio bizantino de Cabrera, y su objetivo principal es intentar conocer y enseñar cómo fue la comunidad monástica de que habla la Epístola XIII, 47 del papa Gregorio Magno, la carta escrita en el año 603 dC donde se demuestra la existencia de un monasterio balear anterior al siglo XIII.