Iglesia Parroquial de Sant Julià - Campos

El historicismo clásico al servicio de la parroquia

En el centro del municipio, se emplaza la parroquia de Sant Julià. Un edificio imponente que fue construido en la segunda mitad del siglo XIX, bajo la dirección del párroco Nadal Cabrer. La inspiración neorenacentista de carácter popular es clara en la fachada principal, característica que la diferencia del modelo arquitectónico de las parroquias de Mallorca. El temple que se conserva actualmente fue construido sobre la antigua iglesia de Campos, datada en el siglo XVI. De la edificación del 1500, se conserva la capilla de Santa Llucia y els Sants Metges, y los primeros tramos del campanario. El campanario tuvo que reformarse en diversas ocasiones, a lo largo de los siglos XVII y XVIII, debido a los hundimientos parciales que padeció.

Al entrar, sorprende la luminosidad y claridad que penetra por la galería de vitrales que sustentan una gran bóveda con casetones estrellados. Esta luminosidad se acentúa por los muros blancos con detalles dorados.

La iglesia custodia bienes desde la época medieval hasta la actualidad. Retablos, esculturas, pinturas, piezas de orfebrería y textil pueden ser contemplados en el interior del edificio y de su museo parroquial.

MÁS IGLESIAS DE LA RED