CONVENTO CONCEPCIONISTA PALAU DE SINEU

Nueva vida, nuevos proyectos

La reducción del número de vocaciones hizo insostenible la continuidad del Convento, hecho que provocó su cierre en el año 2016. La voluntad de las religiosas fue que el inmueble pasase a ser propiedad del Obispado de Mallorca para darle una nueva vida, conventual, cultual y patrimonial.

El Convento Concepcionista – Palau de Sineu es un conjunto arquitectónico declarado Bien de Interés Cultural. Este hecho supone unos derechos y deberes específicos encaminados a preservar los valores patrimoniales y culturales del bien.

En este sentido, y con la voluntad de otorgarle un tratamiento científico a todo el conjunto y cumpliendo la legalidad marcada, desde el Obispado de Mallorca se establece un plan de conservación basado en un tratamiento arqueológico del bien. Se confecciona un equipo multidisciplinario de técnicos (arqueóloga, historiadoras del arte, arquitectos técnicos y restauradores-conservadores) con el objetivo de evaluar su estado, detallar sus necesidades y programar las actuaciones.

Los proyectos iniciados muestran la voluntad del Obispado con la salvaguarda del patrimonio histórico y cultural, tanto a nivel de continente como de contenido. Se activaron determinadas actuaciones necesarias en el edificio, para intentar paralizar degradaciones. La apertura de la iglesia del Convento y la vuelta al culto era una de las prioridades, teniéndose que actuar sobre toda la instalación eléctrica apta para criterios de conservación patrimonial y adaptada a la nueva normativa. Otras intervenciones, no menos importantes, se han destinado al tratamiento de focos de termita y al mantenimiento de los espacios exteriores. Estos dos puntos han sido claves para frenar la degradación arquitectónica del conjunto.

Por lo que respecta a los bienes muebles, la realización de un preinventario posibilitó el establecimiento de necesidades primordiales para asegurar la conservación de los bienes. En un primer momento se redistribuyeron objetos en diversos depósitos provisionales, clasificados según tipología y estado de conservación, decidiendo centrar los esfuerzos en la colección de fibras naturales del fondo etnográfico.

La vida cotidiana de los conventos de clausura ha sido algo poco valorado a través de los estudios patrimoniales. Afortunadamente, en los últimos años ha empezado a invertirse esta situación, valorando el patrimonio cultural etnográfico conventual, material e inmaterial, a través de diferentes proyectos y líneas de investigación. Desde el Obispado de Mallorca queremos contribuir a esta valoración con la oportunidad que representa el proyecto de recuperación patrimonial del Convento Concepcionista Palau de Sineu.

Las tareas de conservación, restauración e inventariado de esta colección de etnografía siguen una línea de trabajo que compagina la preservación del objeto físico con la protección de los elementos inherentes a la propia historia de la pieza.