Iglesia Parroquial de Santa Margalida - Santa Margalida

El punto más alto de Santa Margalida

Es conocida la leyenda y tradición de que el día exacto de la fundación de la parroquia fue el 8 de febrero de 1232. Con todo, las primeras notas documentales de la iglesia de Santa Margalida datan del siglo XIV, momento en que hubo un incendio en el templo originario y se reconstruyó en 1336. La edificación debía de ser muy sencilla, siguiendo el modelo de las iglesias de repoblación: de pequeñas dimensiones, una sola nave, arcos apuntados y cubierta de madera.

En el siglo XVI se realiza una gran reforma del templo, construyéndolo prácticamente de nuevo. Es el obispo Mons. Diego d’Arnedo en una visita pastoral en 1572 quien así lo indica: visitando totam ecclesiam que quasi de novo reedificatur. Se construyeron cuatro capillas, dos bóvedas, el púlpito y un portal. Las obras no acabaron aquí. Durante los siglos XVII y XVIII se siguió ampliando la iglesia. De hecho, es a finales del siglo XVII cuando se construye el actual portal mayor y la cabecera de la iglesia, dos cambios importantes que cambiaron la fisonomía del templo.

La parroquia de Santa Margalida destaca, entre otras, por el conjunto de retablos. Conserva el retablo gótico de Santa Margalida, obra del maestro de Santa Margalida, uno de los tres grandes maestros de la pintura mallorquina de la segunda mitad del siglo XIV. El triunfo del barroco llegó para quedarse en el siglo XVII, y supuso un momento álgido para la producción artística. Pueden contemplarse ejemplos de retablos barrocos en diferentes capillas, como pueden ser el de Sant Antoni, del Roser, el Mayor o el de Sant Josep.

MÁS IGLESIAS DE LA RED